Insolación

Por <Yelicsa Ortiz>

Cuando hablamos de vacaciones de verano automáticamente lo asociamos con diversión, días soleados, paseos por la playa y por supuesto insolación.

El riesgo de insolación está presente en cada día de nuestras vacaciones si no tomamos medidas para evitarlo. Pero comencemos por el principio

¿Qué es la insolación?

Es un conjunto de fenómenos que se desarrollan en el organismo cuando se eleva la temperatura corporal,  a causa de una alteración de los mecanismos nerviosos reguladores de la misma. Lo que quiere decir que nuestro cuerpo no es capaz de auto-enfriarse.

Se debe principalmente a la exposición prolongada de los rayos solares. Un factor ambiental determinante es la elevada temperatura acompañada de humedad y de una escasa velocidad del viento, lo que resulta en una mala combinación con efectos no deseables.

Por lo antes mencionado, es que la frecuencia en intensidad se observa en el verano entre las personas que concurren a las playas, sin embargo, las consecuencias de una excesiva exposición al sol también puede hacerse sentir a causa de la llamada luz fría, cuando los rayos solares se reflejan sobre el hielo, nieve o agua, así que en las vacaciones de invierno, también estás expuesto a la insolación si no te cuidas.

Los grupos más propensos son los niños y ancianos,  alcohólicos, personas físicamente extenuadas y mal nutridas y personas que padecen enfermedades cardiovasculares,  por lo que hay prestarles especial atención.

Atención: Cómo se manifiesta la insolación

Además de las lesiones debidas a la acción directa de los rayos sobre la piel,  se experimenta inicialmente dolor de cabeza, vértigos, nauseas, vómitos y sensación de opresión en el pecho, cuando estos síntomas comienzan aparecer, lo más recomendable es colocarse rápidamente a la sombra y beber mucha agua.

Posteriormente se encuentra angustiado, somnoliento y congestionado, con piel caliente y seca; la frecuencia cardiaca y respiratoria aumenta.

Puede presentarse también contracciones y calambres musculares y trastornos de la visión. La temperatura corporal asciende a 40-41 grados, en algunos casos graves sobrevienen convulsiones, así como colapso cardiocirculatorio que de no ser atendido de forma inmediata, puede ocasionar la muerte.

¿Qué hacer ante un caso de insolación?

Es necesario trasladar inmediatamente al paciente a urgencias para que pueda  dársele  el tratamiento adecuado con la mayor rapidez. Durante la espera, se debe mantener a la persona en un lugar fresco y sombreado, es conveniente aligerarle la ropa, ponerle hielo sobre la cabeza y rociarle el cuerpo con agua fría.

Recomendaciones:

Para no llegar al extremo y arruinar tus vacaciones es importante que sigas estas recomendaciones:

Puedes dosificar la exposición a los rayos solares, situándote un tiempo fuera de su acción directa cada 15-20 minutos.

Evitar los esfuerzos excesivos y las bebidas alcohólicas, que contengan cafeína o demasiada azúcar como los refrescos. Por supuesto usar un buen protector solar y reponerlo cada cierto tiempo,  hidratarte, tomar agua durante la exposición al sol.

Utilizar ropa ligera y de colores claros; mucho mejor si es de  algodón 100% orgánico.

Es aconsejable evitar las comidas copiosas, ya que pueden ayudar a que se produzca el golpe de calor.

Pon en práctica estas recomendaciones, cuídate y disfruta tus vacaciones. Evita un mal rato.

Si te gustó este artículo compártelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s