TE QUIERO pero NO TE AGUANTO

By Yelicsa Ortiz

Hablar de amor o desamor es meterse en camisa de once varas, ya que esos temas levantan muchas pasiones y crea controversia. Mi intención no es herir susceptibilidades ni ofender a nadie. En las relaciones no hay nada escrito, no hay recetas perfectas, todas son diferentes y cada una pasa por distintos matices. Sin embargo, en este post, me enfocaré en aquellas parejas que han intentado todo para salvar su relación pero sin éxito. También me gustaría que las mujeres que lean esta publicación, lo hagan hasta el final.

“Te quiero, pero no te aguanto” lamentablemente se ha convertido en la frase del momento, hasta ha sido inspiración de películas, novelas y canciones, muchas son compañía obligada en los despechos y otras provocan mares de lágrimas, pero si somos realistas ¿Quien no se ha sentido protagonista de alguna de esas novelas, y quien no se ha sentido identificado con alguna de esas canciones?

Quiero aclarar que no soy profesional en el área y con eso me refiero a que no soy  psicóloga o algo por el estilo. Mi conocimiento en la materia se debe a años de experiencia con casos de mis amigas y amigos, familiares y  hasta propias.

Cuando escucho a alguien que dice: “Te quiero, pero no te aguanto”  son muchas las preguntas que vienen a mi mente, por ejemplo ¿Por qué se nos hace tan difícil convivir con algunas personas? ¿No basta solo el amor para vivir a su lado?

Creo que a todos nos ha pasado con amigos, familiares, hermanos y pareja, que los amamos terriblemente pero no podemos vivir juntos por mucho tiempo. Es como si fuéramos imanes que se repelen ¿A qué se debe? ¿Muchas diferencias o muchas semejanzas? ¿Prevalece el criterio de uno por encima del otro? ¿Cuándo asumir, afrontar y admitir, que estar juntos es dañino?  pudiese continuar pero eso sería material completo para otro post.

Como mencioné voy a profundizar en el caso de las parejas que a pesar de su terrible situación de convivencia y el desamor por parte de alguno de ellos y en algunos casos de ambos, se EMPEÑAN en estar juntos. Así es, hasta que dicen: “te quiero pero no te aguanto.”

DE NOVELA ROSA A PELICULA DE TERROR

Los primeros años en cualquier relación son romance total, una luna de miel infinita, una novela color rosa, por algunas razones, muchas veces se descuidan los pequeños detalles y lo que parecía una luna de miel eterna se va transformando en luna de hiel. Con el pasar del tiempo van notando que su relación va decayendo y deciden pasar por procesos de reconciliación, terapias y todo lo que los pueda ayudar a salvar la relación, incluso  “remar en un mar de dulce de leche” si es necesario (expresión argentina) pero siempre manteniendo las esperanzas en un cambio.

Sin embargo, lamentablemente no todo resulta bien para algunas  parejas y después de muchos intentos fallidos, simplemente ya no funcionan y se convierten en una película de terror.

PRIMER ROUND

Comienzan las discusiones provocadas por la diferencia de opiniones, esas diferencias que en un principio era fáciles de aceptar, ahora solo causan  frustración.   Hay enfado, ira y descontento al no poder controlar y resolver las situaciones del modo deseado. En otros casos, la pareja decide ignorarse mutuamente como si eso desapareciera el problema, como el gran elefante rosa en el cuarto. Lo cierto es que la comunicación y estabilidad se ven dañadas desde la raíz, acabando con la relación, es como  una infección que se va comiendo poco a poco cada parte del órgano infectado  hasta que ya no tiene solución (se que es un poco grotesca la comparación, pero para que se entienda)

Como saben solo de pan no vive el hombre, bueno, solo de amor no vive la pareja y cuando llega el momento en que se “ama” a la pareja pero la actitud de irrespeto, falta de perdón, ofensas agresivas, y además, ambos están tristes, culpables y sin energía, completamente separados de manera emocional, es tiempo de ponerse la mano en el corazón y aunque sea muy triste y difícil, separarse y tomar cada uno su camino.

SUFRIR, SUFRIR Y SUFRIR

El sufrimiento se va haciendo crónico, parece que la pareja se acostumbra a sufrir.  Puede ser que uno luche con toda el alma para hacer que funcione y que el otro se deje llevar, o que ambos estén luchando. En este punto están totalmente estancados en la relación, y  está claro que ninguno de los dos es feliz, entonces, por qué seguir guindando si lo mejor es caer (expresión coloquial) ya basta de seguir dilatando el dolor, el sufrimiento y los malos ratos, si no se hace nada ahora, luego puede ser demasiado tarde. (Recuerden lo de la infección)

LIBERATE

Se han concentrado tanto en esta relación de dependencia, depender de todo, de uno del otro, del sufrimiento, que ya no saben si pueden funcionar bien una vez que dejen atrás todos esos sentimientos y actitudes negativas y dañinas que vienen arrastrando desde hace tanto tiempo.

Por supuesto que hay miedo a funcionar como una unidad que tiene su propia personalidad, al principio se sentirán en el limbo, habrá mucha incertidumbre, pero piensen ¿Vale la pena? ¿Realmente me compensa? ¿Qué me aporta? ¿Y esto  no me lo podría aportar otra persona? Entonces por qué sigo aquí. Es posible que sea por miedo a la libertad, por emociones como la culpa o la soledad, o porque sigas pensando que lo quieres, aunque si es así, debes saber que con querer no basta.

En definitiva usar cualquier excusa, como los hijos, el dinero, que si el sol es amarillo, etc. es darle largas al asunto, lo mejor es respirar profundo y tomar una decisión que los ayude a seguir adelante y soltar a la otra persona, en resumen  ¡LIBERATE!

De nuevo quiero aclarar que esta es mi opinión muy personal. Pero estoy segura que lo mejor para la pareja y sus hijos es la salud mental, paz en su corazón y que no haya resentimientos.

A las mujeres que leen este post y llegaron hasta aquí, quiero decirles, como mujer que estoy segura que en la mayoría de los casos son ustedes las que llevan en sus hombros y en su corazón el peso de la relación, estoy segura que tu amiga mía, eres la que más sufre, la que piensa en cómo salvar la relación, también se que te culpas si algo no funciona. Eres la que da no solo el 100% sino el 1000% y  tienes fe en tu pareja y en su relación.

Pero, te pregunto ¿Qué eres capaz de aguantar para mantener una relación que ya no funciona? ¿Eres capaz de sacrificar tu felicidad y en muchos casos la de tus hijos y lo más importante, la relación contigo misma? Recuerda, tú eres un regalo maravilloso  y mereces una vida llena de felicidad y de amor. ¿Vale la pena sacrificar tanto por una persona que no te valora o por una relación que lo que te causa es dolor y sufrimiento?

Te invito a que te regales unos minutos y pienses  en lo que sea mejor para ti. Atrévete a comenzar una nueva vida. Convierte toda esa experiencia  en  aprendizaje. Vive todo un proceso de depuración del cuerpo, mente y alma, prepárate para ser feliz, ¡TE LO MERECES!

Espero este post les haya ayudado y si les gustó o conocen a alguien que le pueda interesar compártelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s